¿Pueden las ciudades seguir creciendo de forma ilimitada?