Los desastres, cada vez menos naturales

Elevar los desastres, erróneamente definidos como naturales, a procesos históricos equivale, por lo tanto, a responsabilizarnos como sociedad