Consecuencias negativas del descenso en la población.

En 1937, el economista John Maynard Keynes advertía sobre desagradables efectos secundarios durante una conferencia denominada “Algunas consecuencias económicas del declive de la población”. Su preocupación llegó un par de generaciones antes, ya que en ese momento los nacimientos aumentaron durante el “baby boom”, o explosión de natalidad de la posguerra. Sin embargo, la población…