Cuando ver ya no es suficiente para creer

El empleo de inteligencia artificial para la manipulación de imágenes supone un nuevo reto para el mundo de la comunicación: su mal uso puede llevar a una confusión sin precedentes entre las audiencias.